EnglishFrenchGermanItalianSpanish

Martes a Viernes de 8:00 a 17:00 Sáb y dom de 09:00 a 18:00

Tenemos las primeras cifras

El día 30 de abril de 2015 el Museo Arqueológico y Centro Cultural de Orellana abrió sus puertas. Desde ese mismo momento empezó a dar pasos importantes de cara a la atención al público y de cara a convertirse en núcleo central de la actividad cultural y social del cantón Francisco de Orellana. Para ello, una de las primeras convocatorias fue a los vecinos del barrio Central, con quienes se cuenta como aliados en esta tarea. Ellos han hecho, desde entonces, también su parte, adecentando el entorno, emprendiendo algunos negocios, ayudando a darle una mejor cara al Malecón, aprovechando el paisaje de la ribera del río Napo.

foto noticia 1

Durante los primeros meses de su funcionamiento, y a pesar de no estar cien por ciento terminada la obra, abrimos al público. La primera planta del museo estuvo dispuesta y, pese a continuar con obras, detalles, arreglos, el personal empezó desde ese mismo día, a trabajar en la atención al usuario.

En septiembre finalizó el montaje y se abrieron la segunda y tercera planta del Museo. También se empezó a cobrar entrada. Al principio, algo de reticencia en el público, sin embargo, con gran acogida. El MACCO arroja la primera cifra de visitantes: 14.000 (catorce mil) personas en seis meses de funcionamiento.

A la par, el Centro Cultural empezó su programación. Cada viernes, una actividad cultural, sea esta de teatro, música, títeres, danza. Y no solo en el auditorio Manuel Villavicencio sino también en otros escenarios, como el Parque Central. 28 actos culturales con dos funciones cada uno (una gratuita para estudiantes de colegios y otra para público en general, con un precio de taquilla módico).

La biblioteca está considerada como uno de los mayores logros en los primeros meses del MACCO. Está siempre llena con usuarios de todas las edades. Un promedio de 37 personas entran diariamente a la biblioteca.

El MACCO ha logrado adhesiones en algunos de sus ámbitos: donantes de libros para la biblioteca, universidades interesadas en firmar convenios de investigación, un convenio en ejecución con la Dirección de Educación que ha logrado que nos visiten estudiantes de 30 instituciones educativas y con quienes esperamos en este 2016 ahondar en el trabajo de difusión de la cultura local.

El MACCO también ha orientado, en estos primeros meses, su trabajo con minorías, abriendo un taller de cerámica y chambira con las mujeres de las nacionalidades waorani y kichwa, buscando fortalecer sus emprendimientos. Para ello se apoyó a un grupo de mujeres a presentar un proyecto a los fondos concursables del Ministerio de Cultura. Además, cuatro malocas para sus productos están abiertas a lo largo del Malecón .

Con una nómina de 21 personas que incluye guardianía y limpieza, técnico de sonido, jefaturas de Patrimonio, Centro Cultural, promotores culturales, guías, talento humano, administración y comunicación y con un Manual de Buenas Prácticas, el MACCO brinda a los visitantes un servicio de calidad y marca un hito en la gestión cultural no solo local sino nacional.